Prueba BMW Serie 4 2014 Coupe

Dos semanas para manejar dos versiones: 428i y 435i. Este es el veredicto…

A muy poco tiempo de haber hecho público en el blog mi deseo de conocer la nueva Serie 4 de BMW, mis anhelos se hicieron realidad y recibí –a través de nuestros generosos amigos de Prestige- al flamante BMW 435i Coupe 2014 por una semana. Muy poco tiempo después, tuve la oportunidad de probar la versión BMW 428i Coupe 2014. Así viví la experiencia...

La serie 4 de BMW es totalmente nueva y llega para reemplazar a la anterior Serie 3. Estos chicos alemanes se encuentran entre mis autos favoritos y cada vez que los manejo, lo único que puedo pensar es que debo haber hecho algo muy bueno en otra vida para recibir este premio.

Hay que decir que un auto de dos puertas no es conveniente para todos por cuestiones prácticas. Sin embargo, la silueta de este coupe es realmente hermosa; no hay nada que hacer, es un auto elegante, deportivo y es más llamativo visualmente que el sedán de cuatro puertas.

Si su exterior es atractivo, su manejo es irresistible. La precisión de la dirección, la velocidad de la respuesta, la estabilidad del auto… Cada sensación de manejo es placentera y se siente tan natural, que hay que cuidar realmente a qué velocidad vamos, porque puedes estar totalmente relajada y cómoda sin notar que vas varias millas por encima del límite de velocidad permitido en una autopista (#truestory).

En el interior, la cabina tiene el mismo clasicismo y lujo de siempre. El diseño proporciona sensación de amplitud y las líneas son fieles al sello de la marca. Este no es un auto donde vas a encontrar montones de controles y botones, aquí estamos frente a un ejemplar sobrio y limpio, que jamás te agobiará visualmente.

Por dentro la tecnología recae en el sistema iDrive, desde donde se controlan las funciones del radio, Bluetooth, etcétera. Es un sistema intuitivo y sencillo de usar al que te acostumbras fácilmente. El dispositivo principal desde donde se maneja todo está ubicado al centro, para ser manipulado con comodidad con la mano derecha; y la información se refleja en una pantalla de 6.5 pulgadas en la consola central.

Un último detalle del interior... ¡el volante! Me fascinan los volantes deportivos de BMW. Tienen el tamaño y grosor perfectos y son divinos al tacto. Acolchados y al mismo tiempo consistentes. Los encuentro adictivos.

Vale la pena mencionar que las dos versiones que manejé tenían incluido el paquete ‘M Sport’, que agrega ciertas características visuales y mucha más deportividad en el manejo. Aunque a mí me encanta contar con este paquete y lo disfruté mucho, quien esté pensando en comprar este auto debe valorar realmente si lo necesita, porque añade más de $3,000 al precio del vehículo. Cuando el dinero no es una limitante, yo lo recomendaría sin un segundo pensamiento.

BMW 428i COUPE 2014

El modelo más austero realmente no tiene nada de austeridad. Es un auto divino, pero que ofrece menos potencia que la versión 435i. La única presión que trajo a mi vida fue que cada día que estuve con él sentía que tenía que vestirme como si fuera a un desfile de modas. ¡Quiero conservar ese hábito!

Motor turbocargado de cuatro cilindros y 2.0 litros (241 HP y 258 libras-pie de torsión)

Precio: $40,500

Precio total de la unidad de pruebas (+ 2 paquetes incluidos + cargos de destino): $47,125

BMW 435i COUPE 2014

Más entusiasta y decidido gracias a su mayor potencia. Tengo la sospecha de que cosas buenas te pasan cuando manejas este auto, o quizás es que te mejora tanto el día que no prestas atención a lo negativo. Lo cierto es que en la semana que lo tuve recibí varias invitaciones a eventos exclusivos. Todavía no sé si me invitaban a mí o a él…

Motor turbocargado de seis cilindros y 3.0 litros (300 HP y 300 libras-pie de torsión)

Precio: $46,000

Precio total de la unidad de pruebas (+ 3 paquetes incluidos + cargos de destino): $54,425

Follow on Bloglovin