Prueba Ford Fiesta 2014

Una semana manejando el Ford Fiesta 2014 Hatchback de 5 puertas en Miami

Entre los autos pequeños que se venden en Estados Unidos, el Ford Fiesta es uno de los más populares y consentidos por el público. Cuando se considera la compra de un auto chico y económico, el Ford Fiesta siempre es una posibilidad en la conversación.

Atractivo por fuera y cargado de tecnología por dentro, el Ford Fiesta 2014 luce muy bien a primera vista. Sus proporciones lo hacen ideal para la ciudad y el tráfico, así como su buena economía de combustible; mientras que la variedad de versiones que ofrece la marca y la divertida gama de colores del Fiesta, hacen que sea llamativo a los ojos de los compradores más jóvenes.

Yo tuve la oportunidad de manejar la versión hatchback de 5 puertas que llega con el máximo equipamiento: el Ford Fiesta Hatch Titanium 2014.

El tema de los autos pequeños es controversial, porque no a todo el mundo les gusta, especialmente no gustan mucho a las mujeres y tampoco son populares en Miami (ciudad donde vivo); pero hay que reconocer que ofrecen grandes ventajas en cuanto a ahorro y espíritu práctico.

Dentro de esta categoría se ubica el Fiesta, un auto pequeñito pero lindo, que se conduce bastante bien. Obviamente tiene un motor chico que no es muy poderoso, sin embargo, a mí me funcionó de maravilla para trasladarme durante una semana por la autopista, que es por donde realizo la mayor parte de mis recorridos diarios.

Una de los ‘temores’ que hace muchos no quieran moverse en un auto pequeño es la cuestión de la seguridad. En el Fiesta, no me parece que debería ser un inconveniente. Este auto trae de serie múltiples controles de seguridad: frenos antibloqueo, control de estabilidad y tracción, sistema de detección de puntos ciegos en los espejos retrovisores, y más… Menciono todo esto porque considero que es mucho más seguro manejar un auto que integra toda esta tecnología –sin importar su tamaño- que una camioneta gigante antigua y con menos seguridad. Es un punto que a mí me parece muy importante a la hora de decidir una compra.

Por dentro, el Fiesta se ve muy moderno. En lo personal, creo que la calidad de los plásticos podría ser mejor, sobre todo para que sea equivalente con el impresionante equipamiento que integra este auto y que es otro de sus puntos más fuertes. Mi vehículo traía la interfase MyFord Touch. Este sistema lo conozco bien porque lo he probado varias veces desde la primera vez que Ford lo presentó.

Aunque a primera vista puede parecer complicado de manejar, el sistema se opera de forma muy parecida a la de un iPad, a través de una pantalla táctil de 6.5 pulgadas ubicada en la consola central. MyFord Touch no solo favorece la conectividad sino también la personalización, se sincroniza con el teléfono y se programa a la preferencia de cada quien.

Destacan los comandos de voz, fáciles de usar, pues no hay que pasar por varios caminos para dar una orden al sistema, sino que este es capaz de detectar lo que se le pide incluso cuando se usan diferentes combinaciones de palabras, lo que nos ahorra el trabajo de memorizar. Quienes disfruten de la tecnología en el auto, quedarán satisfechos con este juguete que antes era imposible imaginar encontrar en un vehículo que no fuera de lujo.

En conclusión, el Ford Fiesta efectivamente merece ser evaluado si es que ha llegado en casa la hora de comprar un auto pequeño. Y sobre todo, saca tus propias conclusiones y no te dejes llevar por los mitos de antaño.

Precio Ford Fiesta Hatch Titanium 2014: $18,800

Precio de la unidad de pruebas (+ opciones extra): $21,085

 

Follow on Bloglovin