Prueba Fiat 500C GQ Edition

Recorriendo Miami con estilo, a bordo de un auto encantador y con muy buen diseño

Siempre me ha fascinado el Fiat 500 Cabrio; desde que lo manejé hace años por primera vez en New York quedé encantada por sus formas ingenuas y su hermoso diseño, fiel al espíritu italiano y a aquel primer Cinquecento que hizo historia en el mundo del automóvil.

El Fiat 500 es un auto de ciudad, de proporciones pequeñas y propulsado por un motor también pequeño y eficiente. La versión Cabrio es bastante parecida a un hatchback, pero con la diversión extra de que se puede retirar el techo, que es posible colocar en dos diferentes posiciones.

Por cierto, uno de los elementos más prácticos de este Cabrio, es que el techo se puede operar incluso cuando el vehículo se encuentra en movimiento, algo especialmente útil cuando la lluvia te alcanza inesperadamente…

Pero regresando a mi auto de pruebas en particular, una mirada más cuidadosa revela que no es un Fiat 500C corriente –si es que se puede usar esta descripción para cualquier Fiat 500C- sino una edición especial llamada GQ, y conectada a la famosa revista masculina con el mismo nombre.

Las primeras  y más evidentes diferencias entre el Fiat 500C GQ Edition y sus hermanos de serie vienen marcadas por los emblemas, muy visibles en el lateral del auto. En el interior, un tratamiento más lujoso en la piel y las letras "GQ" bordadas en el respaldar de los asientos, también lo definen. Pero muy adentro, en su corazón, hay otra peculiaridad.

La edición GQ viene con el motor Turbo, un propulsor de 4 cilindros y 1.4 litros que trabaja asociado a una transmisión manual de cinco velocidades (la única disponible para esta versión). Esta combinación es capaz de generar 135 HP y 150 libras-pie de torsión.

La economía de combustible es de 28 mpg en ciudad y 34 mpg en carretera, para un consumo conjunto de 30 mpg.

Aunque en potencia los números de este auto están lejos de ser impresionantes, lo cierto es que al volante se siente bastante divertido de manejar. No hay que olvidar además que este auto va dirigido a un público especial, a un grupo de personas para la cual el diseño y la personalización es una prioridad que está por encima del carácter deportivo. Lo único que considero que se podría mejorar, es la visibilidad cuando se destapa todo el techo, pues interfiere con el espejo central.

En cuanto al interior, es tan encantador como su antecesor el Cinquecento, e integra las nuevas tecnologías manteniendo su look retro y una cuidada atención a los detalles.

Este es un auto que, hace algunos años, hubiese estado entre mis opciones de compra favoritas, un perro y una familia después, ya tendría que considerarlo únicamente como segundo vehículo, pero todavía sería perfecto para ir diariamente a la oficina. Sin embargo, hay que mencionar que aun con sus pequeñas proporciones, a la hora de acompañarme a hacer las compras de la semana, el Fiat 500 demostró que es más versátil de lo que parece, haciendo gala de una capacidad de carga que me sorprendió satisfactoriamente.

Este es definitivamente, un vehículo con muchísimo carisma, que se merece un propietario que sepa valorarlo y reconozca su espíritu indiscutiblemente fashion.

Precio Fiat 500C GQ Edition 2014: $29,895