Lasaña de espinacas y queso ricotta

1121-lasagna-espinacas-blog.jpg

Una opción de lasaña vegetariana muy rica y sencilla de preparar

Esta receta te hará lucir como experta si tienes invitados y en realidad es muy fácil de preparar. Lo único que tienes que tener en cuenta es que se demora casi una hora en el horno y luego tienes que esperar unos 10 ó 15 minutos para servirla, pero es un plato que no da mucho trabajo y queda ¡espectacular!

INGREDIENTES

  • 1 taza de espinacas (de las que se compran congeladas)
  • 2 tazas y media de queso ricotta
  • 1 huevo
  • 1 frasco de tu salsa de tomate favorita (aproximadamente de 7.5 onzas / 666 gramos)
  • Queso mozzarella (mínimo 8 onzas)
  • Queso parmesano (mínimo 4 onzas)
  • Nuez moscada (para rallar)
  • 1 cucharadita de albahaca seca en polvo
  • Sal y pimienta
  • Pasta para lasaña de la que viene lista para meter al horno (oven ready)
  • Molde cuadrado de 9 pulgadas

PREPARACIÓN

Comienza por preparar las espinacas siguiendo las instrucciones que indica el paquete. Una vez descongeladas y bien escurridas, mide una taza (bien apretada) para utilizar en el relleno.

Mezcla el queso ricotta, las espinacas, el huevo, y las especias (nuez moscada, albahaca, sal y pimienta). Hazlo a mano, preferiblemente con una cucharada de madera.

Enciende el horno a 350 grados F (175 C).

Vierte salsa de tomate en el molde y acomoda encima una capa de noodles de lasaña. Si no cubren el molde totalmente, pártelos y acomódalos hasta que alcancen toda la superficie. Pon encima una capa de relleno. Cubre con una capa de mozzarella y por encima del mozzarella añade un poco de queso parmesano (menos cantidad).

Acomoda otra capa de noodles (en diferente dirección). Vierte encima salsa de tomate. Pon otra capa de relleno y la misma combinación de quesos que usamos anteriormente.

Cierra con otra capa de láminas de pasta (otra vez acomodadas en diferente dirección), salsa de tomate, queso mozzarella y esta vez sí añade bastante queso parmesano.

Cubre la lasaña con papel de aluminio y métela al horno por 30 minutos. Pasado este tiempo, retira el papel de aluminio y déjala en el horno por 15 ó 20 minutos más. Como cada horno es diferente, te sugiero ir revisándola para que quede doradita, pero no se vaya a quemar.

Espera 10 ó 15 minutos antes de cortarla.

¡Buen provecho!