Tostadas francesas estilo pudín

Ideales para brunch en la temporada de fiestas. Deliciosas, vistosas, libres de estrés

Todos adoran las tostadas francesas o french toast en el desayuno, pero siempre hay alguien que tiene quedarse al pie de la cocina preparándolas. La solución para tener una versión de este delicioso platillo y que todos disfruten sentados a la mesa en familia y sin estrés, es esta receta que confieso me encontré en el blog de estilo de vida de Gwyneth Paltrow: goop, y que desde entonces me he dedicado a repetir. Le hice unas pequeñas variaciones ¡pero el crédito es todo para Gwyneth! Aquí va la receta.

INGREDIENTES

  • 1 pieza de pan Challah (o pan de huevo dulce)
  • 2 huevos enteros más 1 yema
  • Media taza de azúcar
  • 1 taza de leche entera
  • 1 taza de crema de leche
  • Media cucharadita de canela molida
  • 1 cucharadita de vainilla
  • 3 ó 4 cucharadas de mantequilla 
  • Tus bayas o frutas favoritas para servir

PREPARACIÓN

Cortar el pan Challah (preferiblemente comprado el día antes) en trozos pequeños, de un tamaño cómodo para comer de un bocado. Poner las piezas en un recipiente grande.

En otro recipiente, echar los huevos enteros y la yema y mezclar. Batir con el azúcar, la canela y la vainilla. Añadir la leche entera y la crema de leche, mezclar. Agregar una pizquita de sal (ingrediente secreto). Verter todo sobre las piezas de pan Challah.

Dejar reposar mínimo unos 15 minutos. En este tiempo, encender el horno y ponerlo a calentar a 350 grados F (175 grados C).

Engrasar con mantequilla un molde cuadrado de 9 pulgadas y transferir la mezcla al molde. Cortar la mantequilla en pequeños cubitos y ponerlos por encima de las piezas de pan.

Hornear alrededor de 20 minutos.

Servir caliente o a temperatura ambiente con las frutas elegidas (fresas, arándanos, frambuesas…). También se puede acompañar con miel de Maple o crema batida.

Pancakes de avena y plátano

Cambia la receta de pancakes tradicionales por esta versión a base de harina de avena

Esta receta alcanza para alrededor de 6 pancakes grandes o 10 pequeños.

INGREDIENTES

  • 2 tazas de avena tradicional
  • 3 plátanos (bananos)
  • 2 huevos
  • ½ taza de leche de vaca o tu leche favorita
  • Aceite de coco (1 cucharada para la mezcla y el resto para cocinar los pancakes)
  • 1 cdta. de vainilla
  • 1 cda. de polvo de hornear
  • Una pizquita de sal
  • Frutas para decorar

PREPARACIÓN

Pasar la avena por el procesador de alimentos para convertirla en harina (puedes utilizar una licuadora). Mezclar el polvo de hornear con la harina de avena.

Añadir el resto de los ingredientes y mezclar bien.  

Cuando estén todos los ingredientes perfectamente incorporados, dejar reposar la mezcla entre 10 y 15 minutos. En este tiempo, se pueden ir cortando las frutas para acompañar los pancakes y decorarlos al final.

Poner a calentar una sartén a fuego medio. Añadir una cucharadita de aceite de coco. Cuando esté caliente, añadir un poco de la mezcla, dejar cocinar por ese lado unos minutos hasta que esté listo para ser volteado. Virar y dejar dorar por el otro lado. Repetir el proceso hasta que estén listos todos los pancakes.

Servir con tus acompañantes favoritos (mis preferidos son mantequilla de almendras y miel de Maple). Decorar con frutas.

¡Buen provecho!

Ideas para un desayuno saludable: Avena

Razones para comerla y un par de tips para que tenga un sabor delicioso

La avena es muy nutritiva y es una magnífica fuente de energía. Hay personas que no la comen porque tienen la percepción de que ‘engorda’, pero lo cierto es que los carbohidratos que contiene este alimento son de absorción lenta, lo que significa que el organismo tiene el tiempo suficiente para procesarlos y convertirlos en energía que realmente será utilizada por el cuerpo y no almacenada en forma de grasa.

Consumir avena en el desayuno es siempre una buena alternativa, pero resulta aún más práctico cuando te espera una jornada de escuela o trabajo, donde debes tener la mente clara y explotar tu capacidad al máximo. Además, este es un plato que te dejará saciada por un buen rato y te evitará la tentación de ir por meriendas no saludables al poco tiempo de desayunar.

Dicho todo esto, el problema comienza cuando, como yo, no eres amante de este alimento. Durante algún tiempo traté de comerla y siempre terminé abandonando la idea y cambiándola por algo diferente. Este año, tengo la firme decisión de encontrar diferentes maneras de preparar la avena, que me hagan disfrutarla y al mismo tiempo beneficiarme de sus fabulosas cualidades.

Este es el primer tip que voy a compartir sobre un desayuno con avena y espero que le sigan muchos más.

Una vez lista la avena (prepárala según las instrucciones del paquete) y cuando está recién servida y todavía caliente, agrega una cucharada de mantequilla de almendras (almond butter) o mantequilla de marañon (cashew butter) lo cual no solo le dará un sabor mucho más rico, sino que también aportará proteínas extras a tu plato.

Otro complemento perfecto para la avena son las fresas (y también los arándanos) porque balancean su sabor. Pero siéntete libre de probar con tus frutas favoritas.

Yo termino de preparar la avena con una cucharada de miel de abejas y canela en polvo. Hay quienes prefieren no endulzarla en lo absoluto... ¡yo todavía no he alcanzado ese punto!

Si tienes algún tip para preparar la avena, por favor déjalo como comentario. ¿Tienes alguna manera especial de prepararla?