Polenta cremosa con yogur y queso feta

180303-polenta-cremosa-blog.jpg

Una variación a la clásica polenta estilo pastel

Por un tiempo estuve buscando una variación para mi receta clásica de polenta y finalmente encontré esta. A diferencia de la receta anterior, que se sirve estilo pastel, esta polenta queda suave y cremosa, con trocitos de queso feta que no llegan a derretirse totalmente y que le dan un delicioso toque.

La receta original para este plato se encuentra en el libro ‘Mediterranean Vegetarian Feast’, de Aglaia Kremezi. Los cambios que yo le hice fueron mínimos, así que el crédito es todo para la autora.

Pruébala y por favor, déjame tus comentarios.

INGREDIENTES

  • 1 ¼ de taza de polenta amarilla molida gruesa
  • 1 litro de caldo de vegetales
  • ½ taza de aceite de oliva
  • 1 taza de yogur blanco (sin azúcar) estilo griego
  • 1 ½ taza de queso feta
  • Sal y pimienta (opcional)
  • Aceite de oliva para servir (opcional)

PREPARACIÓN

Mezcla la polenta con una taza y media de agua fría y déjala reposar por 5 minutos. Mientras tanto, calienta el caldo de vegetales hasta que esté hirviendo.

Vierte la polenta en el caldo y cocínala por unos 12 minutos revolviéndola frecuentemente. Añade el aceite de oliva y cocina por unos 5 minutos más.

Baja la polenta del calor, añade el yogur y luego el queso feta, envolviendo este último pero sin intentar que se disuelva completamente en la mezcla.

Añade pimienta negra recién molida (opcional) y prueba a ver si necesita más sal –yo nunca he necesitado añadir sal porque el caldo y el queso ya tienen-.

Sirve inmediatamente y rocíale un poquito de un aceite de oliva de calidad por encima si es que te gusta.

¡Buen provecho!