Prueba Cadillac XTS VSport 2014

Un auto con actitud imponente, con potencia, elegancia y mucha tecnología

Los autos de carácter masculino muchas veces me transmiten una inexplicable sensación de poder. Este fue el caso del Cadillac XTS VSport AWD Premium 2014, que a primera impresión me pareció un auto ‘ajeno’ y al que terminé extrañando sinceramente.

¿En qué radica la fuerza de este vehículo? Es una mezcla de la sobriedad de sus líneas, su gama tradicional de colores y un nombre que se asocia inmediatamente con toda la trayectoria de la marca. Este es un auto que puede gustarte o no, pero que siempre impondrá cierto respeto.

A la hora de manejarlo, no hay dudas sobre la rápida respuesta y la potencia de su motor de seis cilindros y su estabilidad en las vías. Seguro y certero, se desenvuelve en el asfalto con la misma autoridad que desprende su presencia. Sin embargo, por dentro, en la cabina. sorprende la suavidad de sus texturas y sobre todo, la sensibilidad de sus instrumentos, con controles que se activan con el roce de una caricia. De hecho, una de sus características más imponentes es la cantidad de tecnología que concentra en el interior, realmente impresionante.

El Cadillac XTS es un auto diferente al que yo elegiría por mi personalidad, y aun así, este ejemplar supo transmitirme su atractivo y su fuerza. Es un vehículo que reúne clasicismo y espíritu moderno, y que fácilmente se asocia con ejecutivos, estilizadas oficinas de acero y vidrio, y largas juntas donde se toma café y se mueven altos presupuestos.

Después de evaluar este auto, mi recomendación, si es que se está manejando una decisión de compra, es optar por la versión VSport, con su motor turbo y toda su fuerza; el lujo y la comodidad, ya vienen incluidos.

Follow on Bloglovin