Primera semana del año con el VW Passat 2018

VW_Passat_2018_01.jpg

Bienvenido el Año Nuevo y sus autos

¡Hola 2018! Después de haber disfrutado muchísimo del pasado mes de diciembre, estoy lista y feliz de empezar el año con más energía. Aunque generalmente no hago resoluciones para el Año Nuevo, esta vez sí tengo ideas, planes y sobre todo, varios puntos identificados en los aspectos que necesito mejorar. Todo eso hace que esta primera semana de enero sea muy especial, ¡o por lo menos así se siente!

Mi primer auto del año es el VW Passat SEL 2018. Aunque he manejado antes el Passat, no todas las versiones me han gustado tanto como esta. Lo primero, es más amplio de lo que parece. Estoy haciendo esta afirmación sin haber estudiado la información oficial sobre las proporciones del auto, pero tengo algo más práctico para compartir: mi experiencia.

Dos días después de haber recibido el Passat, Jaime se fue de viaje y lo llevamos al aeropuerto. Para la ida me senté en el puesto del copiloto, con el carseat donde viaja Tazio detrás, y a pesar de que el carseat es bastante grande, iba realmente cómoda, con suficiente espacio para las piernas y el respaldo algo reclinado (mi estatura es 5’9). Para guardar el equipaje en el maletero no fue necesario sacar el stroller, todo se ajustó sin problemas.

Con este auto también me fui de excursión a Black Point, un parque que tiene su propia marina y restaurante. En esta ocasión el Passat acomodó –además de a Tazio y a mí- a una amiga y sus dos hijas, la mayor ya casi adolescente. Llevábamos bultos, abrigos y carteras, y en ningún momento sentimos que nos faltó espacio.

Otra cosa que me encanta del auto es su aceleración y la ligereza con que responde. Esta versión tiene un motor V6 de 3.6 litros (280 HP y 258 libras-pie de torsión), la transmisión es automática de seis velocidades; incluye la opción S, para manejar con paletas detrás del volante, pero para ser totalmente honesta, todavía no la he usado. La realidad es que el manejo de la manera estándar es muy cómodo y me ha ofrecido poder cuando lo he necesitado. Todavía me quedan tres días con el auto, así que quizás aparezca la oportunidad de probar una conducción con estilo más deportivo…

En cuanto a consumo de combustible, esta combinación de propulsor y transmisión ofrece 19 millas por galón en la ciudad y 28 mpg en carretera, para un consumo combinado de 22 mpg.

El Passat sigue manteniendo su look europeo, más bien conservador, lo mismo en el exterior que en el interior. En la cabina la disposición de los controles es práctica y todo queda a la mano. El diseño en general es sobrio, no se caracteriza por contar con elementos demasiado modernos o arriesgados.

Aunque el Passat sea fiel a sus aires europeos, ha sido ensamblado en la planta de Volkswagen en Chattanooga, Tennessee, lo cual a mis ojos le otorga puntos extra.

En los tests de seguridad de la NHTSA, este auto obtuvo cinco estrellas como promedio, que es la máxima calificación otorgada por este organismo.

En mi opinión es un vehículo que cuenta con elementos convincentes para ser tomado en cuenta a la hora de una decisión de compra.

El precio sugerido por el fabricante para el modelo que he manejado, VW Passat SEL Premium V6, es de $34,650 (sin contar ningún cargo extra).

VW_Passat_2018_02.jpg
VW_Passat_2018_03.jpg
VW_Passat_2018_04.jpg
VW_Passat_2018_05.jpg