Es temporada de calabazas: Coconut Grove Pumpkin Patch Festival

Foto Cortesía Coconut Grove Pumpkin Patch Festival

Foto Cortesía Coconut Grove Pumpkin Patch Festival

¡Adiós verano! ¡Bienvenido otoño!

Es oficialmente otoño, esa mágica estación en la cual los colores cambian y el aire se llena de promesas de diversión y olor a canela. Esta siempre ha sido una de mis temporadas favoritas y ahora que Tazio tiene dos años, no puedo esperar para ver cómo reacciona cuando todo Miami se pinte de naranja.

El primer evento que tenemos planeado para octubre es Coconut Grove Pumpkin Patch Festival, al cual vamos a ir este año por primera vez. Este es un Pumpkin Patch gigante, con más de 5,000 calabazas, y está rodeado por un montón de atracciones para divertir a niños de todas las edades –y seguramente también a sus papás-.

Hay juegos como los que se encuentran en las ferias (con acceso ilimitado con el ticket de entrada), un laberinto para los más chiquititos, diferentes espacios preparados para tomar fotos de temporada, una estación para decorar calabazas, y muchas más actividades.

Algo que también me encanta es la ubicación del festival, en Coconut Grove y cerquita del agua… ¡muy, muy Miami!

Mientras esperamos a que llegue el fin de semana de nuestro primer Pumpkin Patch, ya compramos varias calabazas miniatura para decorar la cocina y flores con colores similares a los típicos del otoño. Ahora estoy buscando alguna vela aromática para que la casa huela delicioso. ¿Me recomiendan una?

Feliz semana y feliz otoño.

Coconut Grove Pumpkin Patch Festival

  • Cuándo: 13 y 14 de octubre (sábado y domingo)

  • A qué hora: De 10am a 6pm

  • Dónde: Coconut Grove’s Regatta Park, 3400 Pan American Drive

  • Precio: $20.00 (niños menores de dos años tienen entrada gratis)

  • Website: www.coconutgrovepumpkinpatch.com

Celebrando el 4 de julio

2018_4_of_july_01.jpg

Una de mis nuevas metas es celebrar las fechas festivas más importantes. El 4 de julio pasado todavía Tazio era prácticamente un bebé, así que lo único que hicimos fue pasar el día en la piscina y comer un montón de estrellas de melón. Este año fue diferente, empecé a hablarle de la fecha que celebraríamos días antes y estaba realmente entusiasmado cada vez que veía alguna bandera.

Cuando creces en Cuba, un país donde ni siquiera existía el derecho al voto, te cambia la perspectiva a la hora de valorar libertades que a veces se toman como algo natural, pero para muchas personas ¡son un sueño! Yo estaré siempre agradecida a México y Estados Unidos por permitirme hacer de ellos mi hogar y estoy feliz de poder celebrar sus fechas patrias.

En fin, nuestro plan era ir a casa de la familia de Jaime y pasar allí la tarde. La casa da a un lago y es muy agradable meterse al agua para refrescar del calor del verano de Miami. Ya Tazio había tenido aquí su primera experiencia en jet sky. Esta vez dimos un paseo alrededor del lago en bote y Tazio vio a su papá practicando wakeboarding. Al principio estaba un poco ansioso, pero luego comenzó a divertirse muchísimo y se moría de risa cuando Jaime se caía al agua y teníamos que ‘rescatarlo’.

Otros ‘first’ para Tazio fueron comer mazorca de maíz recién salida de la parrilla y por supuesto, ver los fuegos artificiales que ¡le encantaron! Me hubiera gustado llevarlo a un show mayor, pero creo que al final fue mejor así, para que se acostumbre a ellos poco a poco. Aunque fue una tarde tranquila, él llegó ondeando su bandera chiquita y siento que de alguna manera sabía que todo estaba relacionado con esas estrellas y barras que tanto le gustan.   

Para el próximo año quiero preparar alguna receta especial o algún postre con los colores de la bandera. Ya veremos…

Espero que todos hayan tenido una semana fabulosa y que estén empezando esta con mucha felicidad y energía. Quiero comenzar a postear más sobre nuestras actividades en Miami y nuestro lifestyle regular, así que ¡no se pierdan!

Love,

Odette

Viajes: 24 horas de Daytona

Daytona24_2018_01.jpg

Nos fuimos al legendario circuito de velocidad de Daytona para ver la carrera

Se acabó el primer mes de 2018 y ha sido uno de los mejores eneros de mi vida; hicimos nuestro primer viaje del año y fue nada más y nada menos que para ver la carrera de las 24 horas de Daytona (¡que llevaba largo rato en mi lista de deseos!).

Salimos el jueves en la tarde, después de que Luca terminara la escuela, o sea, ¡a la hora en que comienza el tráfico! Pero no sé si eran las ganas que yo tenía de ir que ni eso me pareció tan mal (ja). La ruta por carretera es de 300 millas y fuimos a bordo del Mazda CX9 2018. Llevábamos de todo, súper abrigos porque el clima cambia frecuentemente durante las 24 horas que dura la carrera, impermeables, comida, stroller y hasta los libros de la escuela de Luca; aun así, el espacio nos alcanzó sin problemas.

Nos quedamos en un hotel justo enfrente del circuito –Daytona International Speedway- lo que fue muy conveniente para los traslados, sobre todo porque Tazio, con un año y medio, necesita más tiempo para descansar.

Mi primera sorpresa fue el viernes, cuando tuve oportunidad de que me dieran una vuelta rápida por la pista. Cuando llegó la hora de subirme al auto pensé que tendría algún temor o al menos mariposas en el estómago, pero nada de eso sucedió, solo sentí una profunda alegría de poder estar recorriendo el mismo espacio por el que han competido tantos pilotos legendarios. ¡Ese momento superó todas las expectativas que tenía para este viaje!

VIDEO: VUELTA RÁPIDA CON MAZDA EN DAYTONA

El día del comienzo de la carrera fue el más emocionante, por supuesto, estuvimos en el medio de la pista viendo desfilar a los pilotos, jugando en la yerba y simplemente disfrutando de la experiencia de estar ahí. Entre las cosas que quiero recordar: Tazio tomando agua de coco en el medio del circuito de Daytona y persiguiendo a Luca con mi cámara en la mano como si estuviera grabando un video; cuando se escucha el llamado de ‘Gentlemen, start your engines’ y todos los motores empiezan a rugir al mismo tiempo; nosotros sentados entre las gradas vacías, con Jaime cargando a Tazio dormido y sintiéndonos tan cómodos como si estuviéramos en casa…

Fuero muchas las emociones durante las 24 horas que dura la carrera. Hubiésemos deseado que los prototipos de Mazda lograran un mejor desempeño en su debut, pero después de haber compartido con el equipo, no nos quedó ninguna duda de su compromiso con el deporte motor y estoy segura de que van a dar de que hablar en los próximos eventos. Otro highlight del fin de semana fue el lanzamiento de la línea de ropa de Mazda Motorsports. El domingo usé uno de sus abrigos y me encantó porque es calentito y súper suave. Ya les contaré cuando utilice alguna de sus otras piezas.

El domingo regresamos a casa, a ver al perrito y a prepararnos para regresar a las tareas de costumbre. Es increíble como unos días fuera de la ciudad pueden servir para refrescar tanto. ¡Espero que podamos repetir pronto!  

VIDEO: 24 HORAS DE DAYTONA 2018