Jaguar XKSS, una razón más para amar a McQueen

Foto: Jaime Gabaldoni, desde LA Auto Show

Foto: Jaime Gabaldoni, desde LA Auto Show

El “Green Rat” de Steve McQueen en el Auto Show de Los Angeles           

Steve McQueen es un ídolo familiar. Mi mamá me lo presentó cuando yo era niña a través de la película Papillon, y desde entonces se quedó grabado en mi memoria como el héroe perfecto, el ‘cabezadura’ incorregible y rebelde que arriesgaría todo por ser fiel a sus propios valores y defender su libertad. Varios años y varias películas después, McQueen sigue apareciendo siempre de alguna manera en mi vida.

Apasionado de las maquinarias veloces, el llamado The King of Cool tenía algunos ‘juguetes’ dignos de mención. Entre sus autos más emblemáticos se encuentra el Jaguar XKSS, un raro modelo del cual solo se construyeron 16 ejemplares.

El Jaguar XKSS está basado en el Jaguar D-Type, un auto de carreras que hizo historia en Le Mans por sus victorias (fue ganador durante tres años consecutivos 1955, 1956 y 1957). El XKSS sería como el hermano pequeño del D-Type, una versión de calle muy glamorosa de esta estrella de la velocidad.

Dicen que McQueen una vez intentó deshacerse de este auto y lo vendió, solo para terminar comprándolo de nuevo… Pero mi anécdota favorita trata sobre el precio del XKSS, que el actor compró en el año 1958 por $5,000. El dato sobre esta cifra lo aportó su esposa Neile: “Sé exactamente cuánto pagamos por él, porque yo firmé el cheque…”

Foto: Jaime Gabaldoni, desde LA Auto Show

Foto: Jaime Gabaldoni, desde LA Auto Show

Con información de: McQueen's Machines, The Cars and Bikes of a Hollywood Idol, por Matt Stone

Con información de: McQueen's Machines, The Cars and Bikes of a Hollywood Idol, por Matt Stone

Desafiando la historia: Rolex Monterey Motorsport Reunion 2013

rolex_laguna_seca_06.jpg

Tres días de carreras de autos “vintage” para quienes no le temen al tiempo

Siempre me han gustado las cosas que tienen un uso, una función que convierta en útil aquello que si no, solo se quedaría en admirable. Y siempre me han provocado una cierta tristeza los objetos preciosos que sus dueños no tocan por temor a romperlos. Mi visita al Rolex Monterey Motorsport Reunion 2013 de Laguna Seca, fue la más feliz reafirmación de que hay muchas personas que sienten de la misma manera.

Durante tres días, los locos amantes del mundo motor y de los clásicos se reúnen en una justa de automovilismo muy especial. Aquí vienen a competir autos vintage; algunos de ellos ya han visto desaparecer a todos los de su especie; otros, fueron reconocidos campeones en carreteras pasadas; pero todos absolutamente, viven para el momento en que ponen a rugir su motor y salen a volar con la convicción de que no hay peor muerte que vivir eternamente en el encierro de un museo.

Dueños, pilotos, mecánicos, y hasta familiares y amigos, comparten la emoción de la pista de carreras. Al final, más que trofeos, ganan la experiencia de que el tiempo, como todo, es algo muy relativo.

Pebble Beach 2013, Concurso de Elegancia

Postales y escenas favoritas del Concours d'Elegance Pebble Beach 2013