Prueba: Chevrolet Equinox 2018

Chevrolet_Equinox_2018_01.jpg

Una de las cosas que he aprendido después de convertirme en mamá es a esperar lo inesperado. La planeación más perfecta se puede venir abajo sin previo aviso y fue justo lo que ocurrió en el tiempo en que estuve manejando el Chevrolet Equinox  LT 2018.

Sabía de antemano que iba a tener la oportunidad de probar el Equinox, por lo que podía darme el lujo de organizar las actividades que quería hacer esos días aprovechando que este es un auto perfecto para la familia. El Chevy Equinox es un modelo bastante popular, fue rediseñado para 2018 y había escuchado reviews favorables después de su renovación, así que tenía deseos de que me llegara este vehículo.

Mi primera tarde con el Chevrolet Equinox me dejó una buena impresión. La familia de Jaime estaba de visita y usamos este auto para ir a ver a Luca a su práctica de béisbol. Abuela, abuelo y Tazio en su carseat –bastante grande- en las bancas traseras, tío en el asiento del copiloto y mamá al volante. Aunque la distancia que teníamos que cubrir no era tan larga, nadie se quejó de falta de espacio o incomodidad. Incluso el espacio para las piernas en el asiento del copiloto no estaba tan restringido. Y esa es una de las mayores virtudes de este vehículo, que aunque tiene proporciones muy convenientes si se mira desde el exterior, por dentro sorprende por su amplitud. El espacio de carga en el maletero no es exagerado, pero funciona bien y existe la posibilidad de reclinar los asientos traseros si en algún momento se necesita transportar algo mayor.

La versión que estuve manejando es la LT, no es la tope de gama, pero sí añade ciertas conveniencias y la posibilidad de adicionar paquetes con opciones que honestamente para mí ya son casi imprescindibles, como el encendido del vehículo con el control remoto de la llave -ideal para el calor extremo de Miami- y prácticas asistencias de manejo (alerta de puntos ciegos, alerta de tráfico cruzado) y de parqueo.

El sistema de entretenimiento e información en el Equinox es muy intuitivo y fácil de usar. Lo único que no logré fue encontrar el Wi-Fi que según yo estaba disponible, pero… ¡no siempre se puede todo!

El auto se maneja muy bien, la versión que probé contaba con un motor de 2.0 litros y una transmisión automática de nueve velocidades. El consumo de combustible para esta combinación (FWD) es de 22 millas por galón en ciudad y 29 millas por galón en carretera, para un consumo combinado de 25 millas por galón.

Regresando al principio de mi historia y a mis planes cambiados… Justo un par de días después de recibir el Equinox, Tazio comenzó a sentirse mal y resultó que tenía la primera enfermedad de su vida, más allá del clásico resfriado: infección de oídos. Fueron varias mañanas y tardes de llanto y de quedarnos en casa; también hubo salidas al doctor y a hacer algunas compras, y tengo que decir que esos fueron los momentos donde más aprecié la compañía del Equinox, que se comportó como un amigo fiel y discreto, siempre listo para ayudar.

Cuando pasó la ‘tormenta’, tuvimos oportunidad de llevar al Chevy Equinox a actividades más agradables. Espero que esas sean las memorias que este auto guarde de nosotros…

Precio del Chevrolet Equinox LT 2018: $29,145

Precio total de la unidad de pruebas: $32,085

Prueba Chevrolet Tahoe 2015

Una gigantesca SUV con tres filas de asientos y el estilo de un camión

La totalmente rediseñada Chevrolet Tahoe 2015 es una opción bastante completa para quienes necesitan transportar varias personas o remolcar carga. Gigante, poderosa y mucho más refinada en esta nueva versión, se las arregla para proporcionar un viaje bastante tranquilo en la autopista y hacerte sentir cómoda en el interior.

La Tahoe puede acomodar un máximo de 9 personas y remolcar hasta 8,600 libras cuando está propiamente equipada. Tiene tres filas de asientos, y aunque en la última hilera el espacio es reducido y realmente solo cabrían niños, es un elemento conveniente para cuando te toca repartir a la clase de basket de tu hijo. Sin embargo, si eso no sucede todas las semanas, o si no hay necesidad de remolcar algo frecuentemente, tiene que gustarte el estilo de esta impresionante Chevy para querer manejarla en el día a día.

Esta SUV recuerda un camión, por su diseño exterior, por las palancas en el tablero y hasta por la manera en que se maneja. Es un vehículo bastante grande, y como todo auto de grandes dimensiones, necesita atención y cuidado especial para maniobrar. Dicho esto, solo queda reconocer el buen trabajo que ha hecho Chevrolet rediseñando la Tahoe.

La cabina es como una sala de estar, con confort en los asientos y materiales de buena calidad. Hay varios sitios donde se pueden colocar cosas, y el espacio de carga en la consola central es tan generoso que hasta permite la entrada de un bolso mediano (perfecto para mí que nunca sé dónde dejar mi cartera).

La Chevrolet Tahoe está propulsada por un V8 de 5.3 litros que puede generar hasta 355 HP y 383 libras-pie de torque. La transmisión es automática de seis velocidades. La versión que tuve la oportunidad de probar contaba con tracción trasera, pero está disponible la opción de tracción a las cuatro ruedas.

La economía de combustible es notable para un vehículo con un motor como el de la Tahoe. La EPA registra un consumo estimado de 16 mpg en ciudad y 23 mpg en carretera, para un consumo combinado de 18 mpg.

En cuanto a seguridad, hay varios sistemas que llegan de serie, como la alerta de colisión frontal, la alerta de salida de carril y la cámara trasera, por mencionar algunos. Mi unidad de pruebas contaba con un paquete de lujo que agrega más funciones, comodidades y más elementos de seguridad. Entre mis favoritos están la asistencia de parqueo y un sistema llamado Rear Cross Traffic Alert, muy útil porque cuando estás saliendo de un estacionamiento en reversa, te notifica cuando se aproxima un vehículo por la parte trasera incluso antes de que tú puedas verlo.

Así es la Chevrolet Tahoe 2015, un vehículo para viajes tranquilos, con comodidad y tecnología, muy apropiado para quien necesita espacio de carga, asientos y poder.

Precio Chevrolet Tahoe 2WD LT 2015: $50,045

Precio total de la unidad de priebas: $55,875

Prueba Chevrolet Corvette Stingray 2015

El dulce rugido de este deportivo te enamorará desde el primer momento

Manejar el Chevrolet Corvette Stingray 2015 es como ir al volante de una leyenda. El Corvette es un auto que a través del tiempo se ha ganado leales fanáticos, un vehículo que es prácticamente un objeto de culto. Le voy a dejar a los expertos probadores la tarea de explotar este deportivo a fondo y yo me voy a enfocar en contar cómo es manejarlo en el día a día, desde el punto de vista femenino.

El primer encuentro con el Corvette es siempre impresionante, esta es una máquina fantástica que con su presencia te advierte que ha sido desarrollada pensando en la velocidad. Me encantan sus líneas fotogénicas, que obviamente no tienen estas formas con el objetivo de conseguir ‘likes’ en Instagram, sino para favorecer la aerodinámica del vehículo y hacerlo más eficiente.

Aún con las renovaciones en el diseño del Stingray, el Corvette es un auto que se reconoce de inmediato. Mi unidad de pruebas era de color amarillo, o sea, no hay manera de pasar sin ser notado. Y este es un punto interesante a tener en cuenta para las mujeres a quienes les gusta llamar la atención masculina; honestamente, creo que los autos son poco valorados en este aspecto y que ir manejando este Corvette te puede conseguir más conversaciones que unas vacaciones en un crucero para solteros.

El interior del Stingray también es bellísimo y sobre todo, muy moderno. Lo más sorprendente, es que ¡es muy cómodo!; con asientos que te abrazan de manera protectora y que se acomodan fácilmente al toque de un botón. La cabina del auto está dirigida totalmente al piloto, de hecho, hasta el botón de regular el aire acondicionado del pasajero se encuentra en el otro extremo del vehículo, como para no darte ni una excusa para ‘molestar’ al que va manejando.

Y hablando del manejo, esta es otra agradable sorpresa, el Corvette Stingray se conduce suavemente y te permite maniobrar de manera simple y sin drama. Claro, depende de qué tanto estés dispuesta a provocarlo, porque sus diferentes modos de manejo se ajustan para experiencias que van desde la tranquilidad de la calle hasta la emoción de una pista de carreras.

El auto que tuve oportunidad de probar tenía la transmisión automática, que si bien no es la favorita de los entusiastas, funcionó perfectamente para mi experiencia en la ciudad. También tenía paletas detrás del volante, para quienes prefieren controlarlo desde ahí y ganar un poco de acción.

Después de un par de días a bordo del Corvette y cuando ya me estaba acostumbrando a él, sufrí mi primer impacto contra la realidad: el momento de ir a hacer compras de comida para la casa… No se puede esperar mucho espacio de carga en un auto de este tipo, la verdad es que con las bolsas del mercado acostadas, conseguí transportar lo que necesitaba, pero definitivamente no es un auto familiar. Tampoco viajarás con mucha compañía, ya que es un vehículo de dos plazas. Y estas son prácticamente las únicas razones que influirían en su contra para convertirlo en mi automóvil de todos los días. 

Aunque disfruté mucho mi semana con el Stingray me quedé con deseos de quitarle el techo. El panel central se puede retirar para manejar al descubierto, el punto es que hay que retirar este panel de forma manual, y es un poco trabajoso. Hubiese pedido ayuda –aunque la idea es probar todo yo misma-, pero el clima tampoco era el mejor y no vale la pena arriesgarse a que te sorprenda la lluvia, menos cuando no estás muy segura de cómo volver a colocar el techo.

Vale la pena destacar la economía de combustible del Corvette, que resultó bastante eficiente sobre todo teniendo en cuenta su naturaleza deportiva. Oficialmente, este auto ofrece un consumo de 16 mpg en la ciudad y 29 mpg en la autopista, en mi experiencia, la aguja de combustible se mantuvo discreta, con un mejor resultado del que yo esperaba.

Voy a concluir con algunos números, para los amantes de las cifras. El propulsor es un V8 de 6.2 litros capaz de desarrollar 455 HP y 460 libras-pie de torsión. Las ruedas, de 18 pulgadas al frente y 19 pulgadas atrás, en mi unidad de pruebas era una pulgada más grandes (19” y 20”) gracias a un paquete extra. De hecho, esta unidad tenía $13,450 extra en su precio, tan solo contando las opciones que agregaba.

La conclusión es que el Chevrolet Corvette Stingray 2015 es un magnífico auto deportivo, y uno de los mejores que se puede conseguir teniendo en cuenta su precio.

Precio Chevrolet Corvette Stingray 2015 Coupe: $53,000

Precio total de la unidad de pruebas: $67,445