Viajes: 24 horas de Daytona

Daytona24_2018_01.jpg

Nos fuimos al legendario circuito de velocidad de Daytona para ver la carrera

Se acabó el primer mes de 2018 y ha sido uno de los mejores eneros de mi vida; hicimos nuestro primer viaje del año y fue nada más y nada menos que para ver la carrera de las 24 horas de Daytona (¡que llevaba largo rato en mi lista de deseos!).

Salimos el jueves en la tarde, después de que Luca terminara la escuela, o sea, ¡a la hora en que comienza el tráfico! Pero no sé si eran las ganas que yo tenía de ir que ni eso me pareció tan mal (ja). La ruta por carretera es de 300 millas y fuimos a bordo del Mazda CX9 2018. Llevábamos de todo, súper abrigos porque el clima cambia frecuentemente durante las 24 horas que dura la carrera, impermeables, comida, stroller y hasta los libros de la escuela de Luca; aun así, el espacio nos alcanzó sin problemas.

Nos quedamos en un hotel justo enfrente del circuito –Daytona International Speedway- lo que fue muy conveniente para los traslados, sobre todo porque Tazio, con un año y medio, necesita más tiempo para descansar.

Mi primera sorpresa fue el viernes, cuando tuve oportunidad de que me dieran una vuelta rápida por la pista. Cuando llegó la hora de subirme al auto pensé que tendría algún temor o al menos mariposas en el estómago, pero nada de eso sucedió, solo sentí una profunda alegría de poder estar recorriendo el mismo espacio por el que han competido tantos pilotos legendarios. ¡Ese momento superó todas las expectativas que tenía para este viaje!

VIDEO: VUELTA RÁPIDA CON MAZDA EN DAYTONA

El día del comienzo de la carrera fue el más emocionante, por supuesto, estuvimos en el medio de la pista viendo desfilar a los pilotos, jugando en la yerba y simplemente disfrutando de la experiencia de estar ahí. Entre las cosas que quiero recordar: Tazio tomando agua de coco en el medio del circuito de Daytona y persiguiendo a Luca con mi cámara en la mano como si estuviera grabando un video; cuando se escucha el llamado de ‘Gentlemen, start your engines’ y todos los motores empiezan a rugir al mismo tiempo; nosotros sentados entre las gradas vacías, con Jaime cargando a Tazio dormido y sintiéndonos tan cómodos como si estuviéramos en casa…

Fuero muchas las emociones durante las 24 horas que dura la carrera. Hubiésemos deseado que los prototipos de Mazda lograran un mejor desempeño en su debut, pero después de haber compartido con el equipo, no nos quedó ninguna duda de su compromiso con el deporte motor y estoy segura de que van a dar de que hablar en los próximos eventos. Otro highlight del fin de semana fue el lanzamiento de la línea de ropa de Mazda Motorsports. El domingo usé uno de sus abrigos y me encantó porque es calentito y súper suave. Ya les contaré cuando utilice alguna de sus otras piezas.

El domingo regresamos a casa, a ver al perrito y a prepararnos para regresar a las tareas de costumbre. Es increíble como unos días fuera de la ciudad pueden servir para refrescar tanto. ¡Espero que podamos repetir pronto!  

VIDEO: 24 HORAS DE DAYTONA 2018