Bebe y autos: Nissan Titan

Experimentamos cómo se siente moverse a tiempo completo en un camión con un bebé

Los hombres adoran los camiones. Este tipo de vehículos es uno de sus favoritos por excelencia. Manejar una máquina poderosa, ser los más altos en la autopista y tener muchísimo espacio de carga (aunque en el día a día no necesiten cargar nada), son cualidades que le otorgan un allure irresistible a los camiones frente al sexo masculino.

Las mujeres generalmente priorizamos otras cosas: estética, seguridad, comodidad... y aunque nos gusta el espacio de carga, preferimos llevar nuestras pertenencias bien resguardadas bajo techo. Es difícil que una pickup sea la elección de auto que haga una mujer, especialmente si vive en la ciudad, por eso fue tan interesante manejar el Nissan Titan XD Platinum Reserve 2016 toda una semana acompañada de mi bebé.

El Titan no es el primer camión que he tenido oportunidad de probar, pero nunca antes me había visto en la necesidad de instalar un carseat en uno y mucho menos utilizar la cama trasera para llevar un cochecito de bebé (stroller). Mi estatura es 5’9, por lo que la tarea de subir y bajar un bebé del Nissan Titan realmente no fue tan complicada; aun así, lo hacía subida al estribo. Lo mismo sucedió con el stroller, que llevé todo el tiempo en el espacio de carga y jamás sufrió ningún daño ni tuvimos el contratiempo de que lo mojara la lluvia.

Una vez sentada al volante ya me sentí cómoda con el camión, el Titan responde amigablemente para ofrecer un estilo de conducción fácil y con respuesta rápida. Como siempre en un vehículo de grandes dimensiones, hay unos minutos de adaptación y luego hay que poner cuidado extra en los estacionamientos, para lo que ayudan de manera eficiente los sensores delanteros y traseros y por supuesto, la cámara.

El propulsor de mi unidad de pruebas era un V8 Turbo Diesel que entregaba 310 HP y 555 libras-pie de torsión, que con el equipamiento apropiado, es capaz de cargar hasta más de 2,000 libras y de arrastrar más de 12,000.

En el interior los materiales no son elegantes, aunque sí lucen resistentes. Los controles están dispuestos de manera práctica y su uso es bastante intuitivo. La cabina es muy amplia y espaciosa.

Desde mi perspectiva, entiendo que probablemente el Nissan Titan no sería la primera opción de compra que evaluaría una mujer, pero si esta pickup fuera parte de los autos de la familia, yo animaría a todas las mujeres a que se regalaran la oportunidad de manejarla, porque la verdad es que, de vez en cuando, es divertido ser la más alta de la autopista.

Nota: El Nissan Titan fue renovado para su versión 2017.