Prueba Toyota RAV4 2015

En un segmento donde la competencia es fiera, esta SUV logra posicionarse como una opción redonda que ofrece una experiencia bastante completa

Sigo sorprendida de cuánto me gustan ahora las SUVs, las mismas que en una época me parecían muy convencionales, ahora se han convertido en unos de mis vehículos favoritos por su espíritu práctico y su comodidad. Especialmente estas pequeñas, que por sus proporciones resultan muy versátiles y sencillas de manejar.

La Toyota RAV4 es una eterna favorita del público, sin embargo, no fue hasta ahora que tuve oportunidad de probarla por una semana, integrándola a mis quehaceres diarios como si fuera mi auto regular.

Tuve oportunidad de manejar la versión Limited AWD, que es la más equipada de la gama, en este caso, también con tracción a las cuatro ruedas.

El propulsor de la RAV4 es el mismo para todas, un motor de cuatro cilindros y 2.5 litros que produce 176 HP y 172 libras-pie de torsión. La transmisión es automática de 6 velocidades.

Algunos extrañarán la posibilidad de elegir entre diferentes motorizaciones; para mis necesidades, este propulsor funcionó de maravilla y se comportó de forma eficiente.

Según los registros de la EPA, la economía de combustible oscila entre las 22 mpg en ciudad y las 29 mpg en carretera, para un consumo combinado de 25 mpg.  (El consumo de combustible es un poco menor para las versiones con tracción a las ruedas delanteras).

En mi opinión, lo más destacable de la experiencia de manejo de la Toyota RAV4 2015 es la comodidad del viaje, marcado además por la tranquilidad y el silencio en la cabina, lo que la convierte en un perfecto vehículo familiar.

El espacio es otro punto a favor de esta SUV, con amplitud para los pasajeros y un espacio de carga muy decente.

El interior ha sido trabajado a conciencia para lograr un estilo moderno, con controles dispuestos de manera funcional. No es abrumador y en conjunto resulta bastante intuitivo. La versión Limited cuenta con acabados más cuidados y de textura agradable. 

Otros beneficios de la unidad de pruebas que manejé fueron los paquetes que integraba. El Technology Package, enfocado en la tecnología como indica su nombre, añade sistemas de seguridad muy útiles como el monitor para puntos ciegos con alertas para cambio y salida de carril.

En general me gustó mucho esta SUV y considero que es apta para un público muy amplio, con una personalidad que se adapta a diferentes edades y que puede ser igualmente atractiva para cualquier sexo.

Esta camioneta ofrece un paquete bastante redondo, satisfactorio en todos los sentidos; sin embargo, en estos momentos el mercado está bien provisto de valiosas opciones en este segmento. De esta manera, el reto de la RAV4 no es demostrar su capacidad, sino destacar de alguna manera por encima de estos feroces competidores. Para Toyota, la eterna lealtad de sus clientes es un arma poderosa que en muchos casos, marcará la diferencia.

Precio Toyota RAV4 Limited AWD 2015: $29,850

Precio total de la unidad de pruebas: $33,629