Viajes: New York en Spring Break

New_York_2017_01.jpg

Qué hacer en New York con un bebé de 9 meses y un niño de 9 años

Los viajes en familia son mis favoritos. Aunque siempre es delicioso viajar, estoy convencida de que las experiencias se disfrutan más cuando se comparten con las personas que amas.

La idea de este viaje surgió casi a consecuencia de la necesidad. ¿Qué pasa cuando papá tiene que trabajar en New York de lunes a viernes, justo cuando las escuelas se encuentran en Spring Break? El resultado es fácil de adivinar, ¡nos fuimos todos!

En nuestras vacaciones tratamos de acomodar planes y recorridos para complacer diferentes intereses y necesidades, que varían bastante cuando se trata de un niño de 9 años y un bebé de 9 meses. Nos ayudó la fabulosa locación del sitio en que nos hospedamos, en pleno centro de Manhattan.

Un punto importante de mi estrategia para planear las salidas diarias fue agrupar los paseos de acuerdo a la ubicación geográfica de los sitios por visitar, cuidando de que cada día contara con dos recorridos, uno que incluyera un vehículo de transporte y otro que fuera posible cubrir caminando; no solo para disfrutar andar a pie por la ciudad, sino también para no abrumar demasiado al bebé con el tráfico y los taxis.

Este es un resumen de nuestro itinerario, que espero te sirva de ayuda si estás buscando ideas e información para un viaje de este estilo.

Día 1

Volamos de Miami a New York en la tarde. Entramos a la ciudad bajo el hechizo de la puesta de sol con los rascacielos de fondo y en lo que Tazio se durmió en la cuna de la habitación, nosotros nos dedicamos a admirar la increíble vista con que contábamos, la luna llena y a pedir comida al room service.

Día 2

Solo un nombre: American Museum of Natural History. Espectacular para niños y muy llamativo también para un bebé. Como el museo es inmenso, lo ideal es elegir de antemano las exhibiciones que se planea visitar. Nosotros elegimos como prioridad todos los salones dedicados a los dinosaurios.

Central Park es la opción natural cuando sales del museo, queda justo enfrente y es muy agradable salir a disfrutar del sol después de haber pasado varias horas en los salones cerrados.

New_York_2017_02.jpg
New_York_2017_03.jpg
New_York_2017_04.jpg

Día 3

Desayuno en el Nutella Bar, ubicado dentro de la tienda de comida Eataly, al lado del impresionante Flatiron Building. Premio extra para mamá: un recorrido por los pasillos de Eataly, con una exquisita selección de productos.

De ahí directo a la tienda de Lego, que queda prácticamente al lado. La tienda más famosa y antigua de Lego en New York está frente al Rockefeller Center, esta locación que visitamos es más nueva, pero cuenta con la misma mercancía y con muchas menos personas, lo cual es un plus especialmente en temporada de vacaciones.

Regresamos al hotel a descansar y después fuimos a almorzar a una de las locaciones de Melt Shop, especialistas en sándwiches de queso fundido. Son restaurantes pequeños, donde se come rápido y no tienes que pagar una fortuna. Garantizado que a los niños les encantará.

Nos subimos a un taxi con rumbo a Tiffany, una de mis tiendas favoritas en todo el mundo (¡se vale soñar!). A unos pasos se encuentra la imponente Trump Tower y entramos a darle una ojeada.

De ahí otra vez a Central Park, esta vez por el lado Este. Luca corrió y jugó, quemando energía, mientras Tazio y yo nos relajábamos junto al lago y  contemplábamos las tortugas.

New_York_2017_05.jpg
New_York_2017_06.jpg
New_York_2017_07.jpg

Día 4

Caminamos rumbo al Museo de las Matemáticas (MoMath) para niños, el cual puedo describir como uno de los salones de juegos más originales que he visto, con entretenimiento para diversas edades. Es también un lugar interesante para comprar regalitos.

Pizza de almuerzo, siesta y en la tarde al Rockefeller Center. Cerramos el día con una sesión de patinaje en la famosa pista de hielo ubicada allí.

Hicimos todo el regreso al hotel caminando. Fue una distancia larga, pero era nuestra última noche y quisimos aprovecharla al máximo.

New_York_2017_08.jpg
New_York_2017_09.jpg
New_York_2017_10.jpg

Día 5

Desayuno en la comodidad del hotel, maletas y de regreso a casa.

¡Gracias New York!

New_York_2017_11.jpg
New_York_2017_12.jpg
New_York_2017_13.jpg
New_York_2017_14.jpg
New_York_2017_15.jpg
New_York_2017_16.jpg
New_York_2017_17.jpg
New_York_2017_18.jpg
New_York_2017_22.jpg
New_York_2017_23.jpg
New_York_2017_20.jpg
New_York_2017_19.jpg
New_York_2017_21.jpg

Prueba: Genesis G80 2017

Con su nuevo y flamante nombre, el Genesis G80 gana relevancia entre la gama de productos de Hyundai

La propuesta de Hyundai a favor del segmento de los autos de lujo es tan determinada, que el fabricante ha decidido eliminar el nombre familiar de los títulos del antiguo Hyundai Genesis y darlo a conocer como Genesis G80, convirtiendo así al Genesis en una marca independiente.

Desde el lanzamiento de este modelo en 2009, nadie ha cuestionado la calidad y el valor que ofrece el Genesis; sin embargo, es difícil entrar a competir en un campo tradicionalmente dominado por pesos del calibre de Cadillac, BMW o Mercedes Benz.

El Genesis es un sedán de cuatro puertas, con líneas dinámicas y proporciones en armonía; su diseño es fluido con ese toque agresivo que tanto busca la estética moderna, pero lo suficientemente convencional para demostrar su carácter de ‘negocios’.

La unidad de pruebas que tuve oportunidad de manejar fue el Genesis G80 RWD 5.0 Ultimate, que cuenta con el motor más potente, el V8 GDI de 5.0 litros, acoplado a una transmisión automática de 8 velocidades. Esta combinación es capaz de desarrollar 420 HP y 383 libras-pie de torsión. Para los entusiastas, hay paletas de cambios detrás del volante.

El consumo de combustible para este propulsor es de 15 millas por galón en ciudad y 23 millas por galón en carretera, para un consumo combinado de 18 millas por galón.

El interior del Genesis es amplio, con abundante espacio, lo mismo para los ocupantes que en el maletero. Los materiales tienen muy buena calidad, con detalles y acabados cuidadosos en un ambiente con tendencia conservadora. En el panel de instrumentos los controles han sido dispuestos diligentemente para facilitar su acceso, siguiendo el mismo aire sobrio. No hay nada en la cabina que delate un error o parezca económico. La única crítica que he leído se refería a que los asientos delanteros no tienen las infinitas posibilidades de ajuste que muestran otras marcas; en la práctica, a mí me parecieron muy cómodos.

El manejo del auto es preciso y reposado, con una poderosa respuesta del auto, evidente sobre todo en la aceleración. Uno de los elementos más lujosos del G80 es la tranquilidad de la cabina, que permanece aislada de los ruidos del exterior.

En cuanto a seguridad, el Genesis G80 2017 Ultimate cuenta con frenos antibloqueo, controles de estabilidad y tracción, 9 bolsas de aire –incluyendo una para las rodillas del conductor-, detección de puntos ciegos, sistema de alerta de tráfico cruzado y sistema de alerta de cambio de carril, entre sus funciones más destacadas.

Aunque el uso que yo le di a este auto fue puramente familiar, el Genesis G80 desprende una personalidad de negocios. Es un vehículo que te invita a vestir un blazer y usar zapatos altos.

Entre sedanes grandes de lujo, el precio de este vehículo es considerablemente más asequible que el de los modelos que se encuentran a la cabeza del segmento. Sin embargo, el mayor reto del Genesis G80 es igualar el nombre de sus competidores. No basta con ofrecer un gran producto, también hay que cambiar la mentalidad de los consumidores. Al parecer, Hyundai sabe cuál es el camino…

Precio del Genesis G80 5.0 Ultimate: $54,550

Precio total de la unidad de pruebas: $55,715

Bebe y autos: Jeep Cherokee 2017

Tiene capacidad todoterreno y ofrece además mucho confort para el manejo en la ciudad

Tuve oportunidad de manejar el Jeep Cherokee 2017 por una semana en su versión Overland, la más equipada de la gama y también la más nueva en el mercado.

Al encontrarme cara a cara con este auto, lo primero que me viene a la mente es la controversia que creó cuando fue rediseñado hace unos cuatro años. Sus líneas curveadas que se alejaban de la estética tradicional de Jeep –recta y cuadrada- y sus guiños modernos, causaron gran revuelo en la industria y todavía hay quien no se acostumbra a verlo tan cambiado. Sin embargo, incluso los que no aprueban su look, se ven obligados a reconocer los méritos de su desempeño, dentro y fuera de la autopista.

El Jeep Cherokee Overland 2017 destaca por su conveniencia para la ciudad y sus habilidades todoterreno. No voy a engañar a nadie diciendo que me fui a probar su capacidad fuera de la ruta, al contrario, me dediqué a disfrutar de las conveniencias y el confort que ofrece esta versión para la vida en familia en la ciudad.

El espacio es obviamente uno de los principales requerimientos que una mamá necesita para trasladarse con su bebé –¡sin contar cuando se sube el resto de la familia!-. El Cherokee no es una SUV grande, pero me permitió instalar sin problemas el asiento del bebé y aunque la parte trasera no admite llevar mucha carga, la amplitud fue suficiente para transportar algunas bolsas y un stroller ligero.

La unidad que tuve oportunidad de manejar contaba con el motor V6 de 3.2 litros, acoplado a la transmisión de nueve velocidades, una combinación que al volante se siente robusta y poderosa, y que se complementa con la tranquilidad que reina en la cabina.

El consumo de combustible para el Overland 4x4 es de 18 mpg en la ciudad y 26 mpg en carretera, para un consumo combinado de 21 mpg.

Entre los atributos que más me gustaron de esta versión se encuentran las múltiples asistencias de manejo y sistemas de seguridad del Cherokee, elevados a la máxima expresión en el tope de gama Overland. Además de alertas tales como la de abandono de carril y el monitoreo de puntos ciegos, mi auto contaba además con un paquete extra de tecnología, que incluía hasta un sistema diseñado para reaccionar ante una colisión inminente y mitigarla.

En cuanto al interior, vale la pena destacar la comodidad, tanto para los asientos delanteros como para los traseros, con varias posibilidades de ajustes. En el Cherokee Overland las butacas, el volante y el panel de instrumentos se encuentran recubiertos con una especie de piel agradable al tacto. La pantalla en la consola central es de 8.4 pulgadas, intuitiva y fácil de manipular. Todo el ambiente en general transmite la sensación de que ha sido elaborado con esmero.

Hay muchas opciones en el mercado para quienes buscan comprar una SUV pequeña, hay otros vehículos más enfocadas al manejo deportivo o que ofrecen más capacidad de carga. Frente a la competencia, el Jeep Cherokee se impone con una cualidad indiscutible: su destreza dentro y fuera de la ruta. Es así como este auto demuestra que los genes de la familia Jeep prevalecen en su espíritu, más allá del diseño de sus líneas.

Precio del Jeep Cherokee Overland 4x4 2017: $37,695

Precio total de la unidad de pruebas: $43,730