Prueba: Genesis G80 2017

Con su nuevo y flamante nombre, el Genesis G80 gana relevancia entre la gama de productos de Hyundai

La propuesta de Hyundai a favor del segmento de los autos de lujo es tan determinada, que el fabricante ha decidido eliminar el nombre familiar de los títulos del antiguo Hyundai Genesis y darlo a conocer como Genesis G80, convirtiendo así al Genesis en una marca independiente.

Desde el lanzamiento de este modelo en 2009, nadie ha cuestionado la calidad y el valor que ofrece el Genesis; sin embargo, es difícil entrar a competir en un campo tradicionalmente dominado por pesos del calibre de Cadillac, BMW o Mercedes Benz.

El Genesis es un sedán de cuatro puertas, con líneas dinámicas y proporciones en armonía; su diseño es fluido con ese toque agresivo que tanto busca la estética moderna, pero lo suficientemente convencional para demostrar su carácter de ‘negocios’.

La unidad de pruebas que tuve oportunidad de manejar fue el Genesis G80 RWD 5.0 Ultimate, que cuenta con el motor más potente, el V8 GDI de 5.0 litros, acoplado a una transmisión automática de 8 velocidades. Esta combinación es capaz de desarrollar 420 HP y 383 libras-pie de torsión. Para los entusiastas, hay paletas de cambios detrás del volante.

El consumo de combustible para este propulsor es de 15 millas por galón en ciudad y 23 millas por galón en carretera, para un consumo combinado de 18 millas por galón.

El interior del Genesis es amplio, con abundante espacio, lo mismo para los ocupantes que en el maletero. Los materiales tienen muy buena calidad, con detalles y acabados cuidadosos en un ambiente con tendencia conservadora. En el panel de instrumentos los controles han sido dispuestos diligentemente para facilitar su acceso, siguiendo el mismo aire sobrio. No hay nada en la cabina que delate un error o parezca económico. La única crítica que he leído se refería a que los asientos delanteros no tienen las infinitas posibilidades de ajuste que muestran otras marcas; en la práctica, a mí me parecieron muy cómodos.

El manejo del auto es preciso y reposado, con una poderosa respuesta del auto, evidente sobre todo en la aceleración. Uno de los elementos más lujosos del G80 es la tranquilidad de la cabina, que permanece aislada de los ruidos del exterior.

En cuanto a seguridad, el Genesis G80 2017 Ultimate cuenta con frenos antibloqueo, controles de estabilidad y tracción, 9 bolsas de aire –incluyendo una para las rodillas del conductor-, detección de puntos ciegos, sistema de alerta de tráfico cruzado y sistema de alerta de cambio de carril, entre sus funciones más destacadas.

Aunque el uso que yo le di a este auto fue puramente familiar, el Genesis G80 desprende una personalidad de negocios. Es un vehículo que te invita a vestir un blazer y usar zapatos altos.

Entre sedanes grandes de lujo, el precio de este vehículo es considerablemente más asequible que el de los modelos que se encuentran a la cabeza del segmento. Sin embargo, el mayor reto del Genesis G80 es igualar el nombre de sus competidores. No basta con ofrecer un gran producto, también hay que cambiar la mentalidad de los consumidores. Al parecer, Hyundai sabe cuál es el camino…

Precio del Genesis G80 5.0 Ultimate: $54,550

Precio total de la unidad de pruebas: $55,715

Bebe y autos: Jeep Cherokee 2017

Tiene capacidad todoterreno y ofrece además mucho confort para el manejo en la ciudad

Tuve oportunidad de manejar el Jeep Cherokee 2017 por una semana en su versión Overland, la más equipada de la gama y también la más nueva en el mercado.

Al encontrarme cara a cara con este auto, lo primero que me viene a la mente es la controversia que creó cuando fue rediseñado hace unos cuatro años. Sus líneas curveadas que se alejaban de la estética tradicional de Jeep –recta y cuadrada- y sus guiños modernos, causaron gran revuelo en la industria y todavía hay quien no se acostumbra a verlo tan cambiado. Sin embargo, incluso los que no aprueban su look, se ven obligados a reconocer los méritos de su desempeño, dentro y fuera de la autopista.

El Jeep Cherokee Overland 2017 destaca por su conveniencia para la ciudad y sus habilidades todoterreno. No voy a engañar a nadie diciendo que me fui a probar su capacidad fuera de la ruta, al contrario, me dediqué a disfrutar de las conveniencias y el confort que ofrece esta versión para la vida en familia en la ciudad.

El espacio es obviamente uno de los principales requerimientos que una mamá necesita para trasladarse con su bebé –¡sin contar cuando se sube el resto de la familia!-. El Cherokee no es una SUV grande, pero me permitió instalar sin problemas el asiento del bebé y aunque la parte trasera no admite llevar mucha carga, la amplitud fue suficiente para transportar algunas bolsas y un stroller ligero.

La unidad que tuve oportunidad de manejar contaba con el motor V6 de 3.2 litros, acoplado a la transmisión de nueve velocidades, una combinación que al volante se siente robusta y poderosa, y que se complementa con la tranquilidad que reina en la cabina.

El consumo de combustible para el Overland 4x4 es de 18 mpg en la ciudad y 26 mpg en carretera, para un consumo combinado de 21 mpg.

Entre los atributos que más me gustaron de esta versión se encuentran las múltiples asistencias de manejo y sistemas de seguridad del Cherokee, elevados a la máxima expresión en el tope de gama Overland. Además de alertas tales como la de abandono de carril y el monitoreo de puntos ciegos, mi auto contaba además con un paquete extra de tecnología, que incluía hasta un sistema diseñado para reaccionar ante una colisión inminente y mitigarla.

En cuanto al interior, vale la pena destacar la comodidad, tanto para los asientos delanteros como para los traseros, con varias posibilidades de ajustes. En el Cherokee Overland las butacas, el volante y el panel de instrumentos se encuentran recubiertos con una especie de piel agradable al tacto. La pantalla en la consola central es de 8.4 pulgadas, intuitiva y fácil de manipular. Todo el ambiente en general transmite la sensación de que ha sido elaborado con esmero.

Hay muchas opciones en el mercado para quienes buscan comprar una SUV pequeña, hay otros vehículos más enfocadas al manejo deportivo o que ofrecen más capacidad de carga. Frente a la competencia, el Jeep Cherokee se impone con una cualidad indiscutible: su destreza dentro y fuera de la ruta. Es así como este auto demuestra que los genes de la familia Jeep prevalecen en su espíritu, más allá del diseño de sus líneas.

Precio del Jeep Cherokee Overland 4x4 2017: $37,695

Precio total de la unidad de pruebas: $43,730

Bebe y autos: Infiniti Q50 2017

Fotos: Erika Blanco

Fotos: Erika Blanco

Encontré un auto que además de resultar cómodo para trasladarme con el bebé es deportivo, lujoso y ¡sexy!

El Infiniti Q50 2017 Red Sport 400 llegó a mis manos en el momento en que ya pensaba que las SUVs serían mis favoritas absolutas por los próximos años. Siempre menciono cuánto cambian tus prioridades a la hora de evaluar un auto desde el momento en que comienzas a trasladarte en tu día a día con un bebé –y todo el cargamento extra que esto representa-. Sin embargo, en mi experiencia con este sedán, sentí que es posible lograr un balance entre comodidad, conveniencia y un toque de diversión con el auto.

El Q50 me alegró el día desde el momento en que lo tuve enfrente con su color rojo ‘atrae miradas’. Y es que cuando estás metida prácticamente todo el tiempo en el papel de mamá, en la casa, con ropa suelta y cambiando pañales, necesitas que de vez en cuando te recuerden que es hora de arreglarse y salir a tomar aire. El Infiniti Q50 cumplió con este objetivo durante la semana que tuve oportunidad de manejarlo.

Quienes gustan de las sensaciones deportivas disfrutarán con este sedán, especialmente de la versión que evalué, con un V6 twin turbo de 3.0 litros, capaz de entregar 400 HP y 350 libras-pie de torsión. La transmisión es automática de siete velocidades, pero también cuenta con la opción de realizar cambios manuales, a través de paletas ubicadas detrás del volante. Diferentes modos de manejo se ajustan a las necesidades del conductor. La mayor parte del tiempo me mantuve alternando entre los modos estándar y sport; el primero resulta más que satisfactorio para el diario, pero vale la pena cambiar de tanto en tanto al modo ‘sport’ para disfrutar de una conducción más dinámica.

En general, el Infiniti Q50 mostró un desempeño sólido y un comportamiento extremadamente confiable, con reacciones rápidas y precisas, que nada tienen que envidiarle a otros rivales con poderosos nombres.

Algo importante para mí fue descubrir que a pesar de que las dimensiones de este auto no son exageradas, ofrece bastante amplitud adentro y sobre todo en el maletero, donde realmente me sorprendió el espacio de carga. Pude meter y sacar sin problemas el cochecito (stroller) que uso para el bebé, que es bastante grande, y todavía podía guardar otras cosas.

Los fanáticos del diseño quizás podrían señalar que su interior no es el más moderno, pero la disposición es conveniente, el uso intuitivo y los materiales y los acabados son de alta calidad.

La unidad que manejé contaba con varios paquetes extra, entre estos, el que me pareció de más utilidad fue el de las asistencias de manejo, con numerosos sensores y alertas que te hacen sentir segura especialmente en situaciones de poca visibilidad o estacionamiento estrecho.

El consumo de combustible es de 20 mpg en la ciudad y 26 mpg en carretera, para un consumo combinado de 22 millas por galón.

En conclusión, el Infiniti Q50 2017 Red Sport 400 me gustó mucho y considero que es una opción muy competitiva para quienes buscan un sedán de lujo con espíritu deportivo. Es un auto a evaluar, incluso para una mamá…

Precio del Infiniti Q50 2017 Red Sport 400: $48,700

Precio total de la unidad de pruebas: $60,220